Pendientes Iceberg

70,00 €
Impuestos incluidos

Gran parte de la Bóveda del Fin del Mundo está oculta, como los icebergs que la rodean.

En un territorio salvaje repleto de glaciares, con noches negras que duran cuatro meses y otros tantos en los que el Sol no se esconde, sería el lugar ideal para que no hubiera vida. Pero la hay, ¡vaya si la hay! Y no lo decimos por los osos polares que campan a sus anchas sobre el terreno, sino por todo lo que bajo el hielo se esconde: un universo palpitante de energía con millones de semillas congeladas, listas para alimentar a la Humanidad en caso de catástrofe.

Así que puede que este pendiente te llegue algo frío, pero brillarás con él en la superficie…

Cantidad

Plexiglás

Nuevo material de alta calidad y acabados pulidos

Plata

Baño de plata hipoalergénico

Referencias específicas