Pendientes Lluvia

85,00 €
Impuestos incluidos

Ni un terremoto, ni un tsunami, sino la lluvia. Una fina y persistente lluvia unido al deshielo del suelo pusieron en jaque en 2017 la Bóveda por primera vez. El agua no alcanzó las cámaras y las semillas se mantuvieron a salvo, pero la amenaza del calentamiento global se había dejado sentir ya en Svalbard.

Las autoridades redoblaron la seguridad, aunque la duda asomaba: ¿resistiría? Parece que en los próximos años se reducirá drásticamente el permafrost y aumentará la pluviosidad. Y más agua significa más deshielo. Y más deshielo, más inundaciones. ¿Y desde aquí qué podemos hacer? Por lo pronto, un pendiente con los materiales más fríos de los que disponemos, como el espejo y la plata, para bajar un poco la temperatura…

Cantidad

Pago seguro
15 días de devolución gratuita

Plexiglás

Nuevo material de alta calidad y acabados pulidos

Plata

Baño de plata hipoalergénico

Referencias específicas

También te puede gustar

Contacte con nosotros

opcional